TITULO DE CADA ENTRADA

La podóloga Joana Puchades responde a tus preguntas sobre calzado infantil y otras cuestiones

Tanto si eres madre/padre, como si eres profesional que trabaja con pacientes pediátricos, seguro que más de una vez te han venido a la cabeza estas preguntas:

¿Necesita tratamiento este niño?

¿Cuál sería el calzado más apropiado para él?

¿Debemos poner zapatos a un bebé?

Para tratar de responder a estas y otras inquietudes, hoy cuento con la colaboración de Joana Puchades. Ella es podóloga, diplomada en la Universidad de Barcelona, con Máster en Biomecánica y Ortopodología.

Tiene su propia Clínica del Pie en Sedaví (Valencia), donde lleva más de 15 años dando servicio especializado a todo tipo de pacientes.

¿Qué características debe tener un buen calzado infantil según los podólogos?

A la hora de elegir que zapatos debemos poner a los niños debemos diferenciar entre bebés que todavía no andan y pequeños que empiezan o que ya andan.

En los primeros, lo aconsejable es no calzarlos. Podemos abrigar el pie con un calcetín en caso de que fuera necesario.

En los niños que empiezan a ponerse de pie y que ya andan hay 5 características básicas que debemos tener en cuenta:

FLEXIBILIDAD: debemos poder doblar el calzado fácilmente y juntar la parte posterior con la punta.

CONTRAFUERTE INEXISTENTE: La parte que alberga el talón no debería tener nada de rigidez y debería ser fácilmente depresible con los dedos.

SUELA: de 2-3mm tanto por zona anterior como posterior (sin elevar talón).

SISTEMA DE SUJECCIÓN CÓMODO: Velcro, cremallera o goma en la medida de lo posible. Si es fácil de usar le daremos al niño la autonomía que necesita para podérselos quitar y poner tantas veces como necesite. 

PLANTILLA EXTRAÍBLE: Nos da información para saber si el niño lleva el número que le corresponde. A la hora de poner un tratamiento personalizado nos facilita el poner una ortesis sin restar capacidad al interior del zapato y no tener que cambiar de talla. 

Para decidir la talla más adecuada, debemos tener en cuenta un margen de crecimiento. El final del pie no debe llegar a la punta del zapato.

Estas son recomendaciones generales para los niños sanos.

Aún así, cabe destacar que cada niño es un mundo y los parámetros que sirven para uno no son suficientes para otro. Es por eso que considero tan importante que tanto la elección del calzado como de los posibles tratamientos necesarios sean totalmente personalizados.

Joana Puchades, Podóloga

¿Qué factores nos pueden hacer pensar que un niño necesita tratamiento con ortesis plantares o revisión por especialista?

Los padres y madres son grandes observadores de sus pequeños y hay algunas alarmas que deberían saltar cuando vemos lo siguiente:

Niños que se caen mucho o lo que normalmente se dice de un niño que es “patoso”

No tiene ganas de caminar, jugar o se cansa en exceso.

– Las rodillas no están alineadas (Están muy marcadas en forma de X o de paréntesis).

– Andan de puntillas.

– Al caminar los pies se van muy “hacia dentro” o “hacia fuera”

En todos estos casos es conveniente llevar a un niño al podólogo para hacer una buena exploración y determinar si hay que tratar algunos de los síntomas.

Traumatólogo infantil, médico rehabilitador, podólogo, técnico ortopédico… muchos profesionales intervienen en este tema… pero yo me pregunto…

¿Existen buenas sinergias entre los diferentes especialistas, a nivel de derivación, comunicación entre ellos, etc?

En general encuentro que hay mucho desconocimiento sobre lo que los podólogos podemos hacer en el campo de la biomecánica de cara a un diagnóstico, y de la ortopodología respecto a los tratamientos que realizamos. Por eso me parece importantísimo destacar que somos los únicos especialistas que tenemos la capacidad de poder diagnosticar y realizar el tratamiento, tanto en niños como en adultos.

Joana Puchades, Podóloga.

Desde mi punto de vista, sería necesario que cada profesional conozca muy bien el campo de acción de cada especialista. Así podremos derivar con conocimiento de causa buscando el tratamiento optimo para cada paciente que nos llegue.

Afortunadamente cada vez se trabaja más en equipo con especialidades como Fisioterapeutas, Rehabilitadores, Ortopedas, Pediatras y Traumatólogos entre otros.

¿Cuándo es necesario el uso de plantillas personalizadas?

Cuando vemos cualquiera de los signos que he comentado anteriormente lo importante es llevar al niño al podólogo. Cuanto antes mejor. Para que podamos hacer una buena valoración y determinar si es necesario tratarlo con ortesis plantares o con algún otro de los muchos recursos que tenemos.

No siempre la solución pasa por unas plantillas. Muchas veces vemos necesario potenciar la musculatura con terapia física o con algún deporte que ayude para que el tratamiento sea mucho más llevadero para el niño. 

Cada vez se pide menos calzado ortopédico infantil ¿Por qué? ¿Lo recomiendas en algunos casos?

Es cierto que el calzado ortopédico se usa mucho menos y en parte se debe a que las casas comerciales de calzado infantil se han puesto las pilas tanto en diseño como con materiales. Están ofreciendo zapatos de mucha calidad con las características adecuadas que hace que sean válidos tanto para niños que necesitan usar plantillas personalizadas como para aquellos que sólo necesitan sólo contener bien el pie.

No obstante, hay determinados casos más severos en que se hace necesario usar calzado ortopédico.

Otras veces, si la solución es una ortesis Dafo, la contención ya la realiza el aparato y simplemente necesitamos un calzado de mayor capacidad para albergar las ortesis.

¿En pacientes neurológicos, qué parámetros nos pueden ayudar a decidir si es suficiente una plantilla o precisa una ortesis más envolvente?

En este tipo de niños hay muchas cosas que debemos valorar.

No obstante el grado de reductibilidad de la deformidad y preservar la mayor autonomía posible son dos de los aspectos que nos harán decidir a la hora elegir el tratamiento adecuado.

¿Cuál es tu opinión sobre la plantilla California?

La plantillas California son ortesis elaboradas con materiales muy rígidos como termoplásticos o fibra de carbono para tratar el valgo de talón.

A mi parecer, ni por el diseño ni por los materiales utilizados serían de elección en el tratamiento para niños en edad de crecimiento.

Por eso creo que ahora mismo podemos hacer tratamientos personalizados que consigan los mismos objetivos que nos planteábamos con las ortesis anteriores pero que respeten mucho mejor la morfología del pie del niño sin provocar una rigidez ni una ferulización tan acusada.

¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS JOANA POR TODAS ESTAS RESPUESTAS!!

Seguro que sirve de ayuda a muchas personas.

Este artículo ha sido redactado por petición de Cristina, una fisioterapeuta lectora del blog.

Si tú también estás leyendo y pensando en algún tema de interés que te gustaría que tratásemos aquí, déjamelo en los comentarios…

Y tu deseo será cumplido 😉

No te vayas sin la Guía sobre Ortesis Dafo

Deja aquí tu email y te la envío


2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Felicidades por el artículo. Me surge una duda. Puedo acudir directamente al podologo para que valore si mi niño necesita una plantilla o debo ir primero al medico rehabilitador para que me deriva al podologo?

    Responder
  • Joana Puchades
    19 enero 2021 15:59

    Hola Monika! Muchísimas gracias por tu interés. Puedes acudir directamente al podólog@. Podemos diagnosticar y tratar sin necesidad de que los niños vengan remitidos pot parte de otro especialista anteriormente.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú