Hoy hablamos de la actividad del vestido en una persona con discapacidad. Es una tarea básica de la vida diaria y es importante tratar de recuperar o mantener la capacidad para vestirse solo, o con la mínima ayuda.

Además, es una habilidad que puede influir en la autoestima, porque si la persona es capaz de hacerlo por sí mismo, le permite mantener su intimidad.

En el caso de los niños, el conseguir pequeños hitos como desvestirse sin ayuda, les refuerza su autopercepción del logro. Como en cualquier hábito, es importante hacerlo fácil y progresivo, comenzar por lo más sencillo.

Quizás no sea capaz de vestirse completamente por sí mismo, pero puede colaborar con pequeños gestos en su cuidado personal.

Con esta finalidad es recomendable utilizar prendas con velcro en lugar de botones o cordones, con elásticos en cintura o puños… En general prendas holgadas y de fácil manejo.

Además de estos consejos obvios, existen ayudas técnicas específicas para el vestido.

A continuación te propongo algunas ideas o utensilios para facilitar el vestido en una persona con discapacidad.

Podemos encontrar calzadores largos, ponemedias, pinzas especiales y muchos otras ayudas técnicas específicas para el vestido.

Por ejemplo, cuando la motricidad fina está afectada y la persona no tiene suficiente habilidad en los dedos para abrochar un botón o para sostener una cremallera, podemos optar por evitar estas prendas o bien utilizar alguna adaptación.

Abrochabotones y subecremalleras:

Se trata de un producto de apoyo muy sencillo, con un mango grueso para facilitar la prensión y un extremo de metal fino para agarrar el botón y pasarlo por el ojal, con una sola mano.

Para subir una cremallera se requiere tener la habilidad para engancharla en la base y después estirar. Podemos utilizar una anilla sencilla como esta que muestro en la imagen, para ponerla a la cremallera y facilitar al menos que la persona pueda subir y bajarla por sí misma. Incluso puedes aprovechar la anilla de un llavero que ya no usas.

Cordones elásticos para el calzado:

Atarse los cordones requiere una gran habilidad. Si podemos utilizar calzado con velcros será mucho más fácil. Pero si ya tienes calzado con cordones, puedes optar por adquirir unos cordones elásticos que ceden a la apertura sin necesidad de desatarlos.

Puede ser interesante también para aquellas personas que utilizan ortesis de tobillo-pie como Dafos.

Existen opciones como estos cordones especiales que además de ser elásticos, tienen un cierre de imán que permite una fácil apertura con una sola mano. Lo he visto en Amazon.

vestido personas discapacidad

Lo ideal para facilitar el vestido de las personas con movilidad reducida es que las prendas tengan tejidos elásticos y suaves.

Sin embargo, a veces no queremos renunciar a prendas más arregladas, como una camisa y se pueden realizar trucos para adaptarlas.

Podemos modificar las prendas que ya tenemos, haciendo aperturas posteriores o laterales que se cierren con facilidad gracias al velcro o unos cierres imantados o unos corchetes fáciles de usar.

Cierres magnéticos o de velcro: Utilizar cierres magnéticos o de velcro en lugar de botones o cremalleras puede facilitar el proceso de abrochar y desabrochar el vestido.

¿Sabías que el velcro fue un invento de los ingenieros de la NASA? Me parece un gran avance para la humanidad.

Aperturas adicionales: Incorporar aperturas adicionales en el diseño del vestido puede facilitar el acceso para vestirse y desvestirse. Por ejemplo, aperturas en los hombros o en los laterales pueden ser útiles para personas con movilidad limitada en brazos o piernas.

Podemos modificar las prendas o el entorno, como hemos visto en estas ideas anteriores, pero también podemos adaptar la tarea.

Por ejemplo, para una persona con afectación de un lado, será más fácil comenzar a ponerse la prenda por el brazo en el que tiene restricción de movilidad y finalizar por el lado sano.

Esta técnica para ponerte la chaqueta con facilidad se la enseñan a los niños en las guarderías y me parece un acierto.

Consiste en poner la prenda en el suelo, abierta y boca arriba, introducir los dos brazos en las mangas. Seguidamente levantar los brazos y llevarlos atrás, con un único gesto la chaqueta queda perfectamente colocada.

En definitiva, cada persona es única y tendrá unas necesidades y una habilidades que podemos potenciar.

Se trata de ser conscientes de que debemos fomentar su participación, no sobreproteger y buscar las ayudas técnicas necesarias para facilitar estas tareas básicas de la vida diaria. 

Si quieres ver más contenidos sobre ortesis y productos de apoyo para personas con discapacidad, puedes ver muchos más artículos aquí. 

Gracias por tu visita 😉

3 comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú